martes, 19 de mayo de 2015

«La Vieja», novela de Federico de Arce

Veinte de noviembre de mil novecientos setenta y cinco. Ha muerto la Vieja, y el niño Ismael no sabe si reír o llorar. Uno de sus abuelos llora y el otro ríe, y su abuela, asustada, teme otra nueva guerra. Muchos años después, Ismael, ya reconocido como escritor, vuelve al pueblo donde nació y transcurrió su infancia para saber de un amigo. Se ha perpetrado un crimen que guarda una extraña simetría con ciertos acontecimientos que ocurrieron durante la Guerra Civil. Quedaba por contar el cuento de Navidad más inesperado.

La escritura de La Vieja dibuja con sencillez una visión transparente y elíptica de nuestro pasado más reciente, y estructura su argumento en narraciones autónomas que no rompen la relación capitular de la novela. En los monólogos interiores de los niños y los ancianos, y en las restantes voces, en su mayor parte femeninas, escuchamos a lo largo de sus páginas el tremendo silencio de la Posguerra y de la Transición españolas.

«Piratas», que constituye la tercera parte del libro, obtuvo el primer premio del 2º Certamen Literario Dulce Chacón (2005), convocado por la asociación La Gavilla Verde.

Para más información y leer una fragmento de La Vieja, de Federico de Arce, ir aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada